Los 4 tipos de Inteligencia Artificial q dominarán el futuro



¿Cuál es la diferencia primordial entre un humano y un robot? 

El desarrollo de la tecnología y el conocimiento de los procesos cognitivos del cerebro humano avanzan hacia la construcción de máquinas cada vez más complejas, que igual cumplen con un proceso productivo que retan a la mente humana más brillante en el ajedrez, o cooperan con humanos en trabajos difíciles que llevarían más tiempo si no fuera por su innovación. 

Gracias a los avances informáticos de los últimos cincuenta años, la humanidad está en el inicio de una época donde su genio creativo podrá desarrollar elaboradas computadoras que no sólo cumplan con funciones específicas, sino que también sean capaces de realizar funciones cognitivas complejas que hasta ahora sólo son posibles en humanos: el aprendizaje, el reconocimiento de otras personas, el humor elaborado y la joya sobre la que se levanta la humanidad por encima de los demás animales, la consciencia. 

El Test de Turing es la prueba por excelencia que debe pasar todo robot para ostentar una “Inteligencia Artificial”. En ella un interrogador analiza a dos jugadores anónimos a través de preguntas y respuestas, e intenta identificar cuál es un humano y cuál un robot. Si el sujeto falla o tiene problemas para diferenciar de quién se trata debido a las características de imitación del robot, la maquina logra pasar el test satisfactoriamente. Ante el futuro que parece inevitable y las distintas advertencias de mentes como Stephen Hawking o Elon Musk, éstos son los cuatro tipo de Inteligencia Artificial existen y sus características: 


Máquinas reactivas 
inteligencia

Se trata del tipo de Inteligencia Artificial primigenio y el más experimentado por quienes desarrollan esta tecnología. Las máquinas reactivas son el concepto más cercano a la idea de robot implantada en el ideario colectivo: una máquina compleja capaz de cumplir eficientemente con una tarea concreta. La inteligencia de estas computadoras reside en su capacidad para percibir el mundo de forma directa y actuar sobre el presente de forma constante y sistemática, lo mismo que las condena a su principal debilidad. 

El mejor ejemplo es Deep Blue, la supercomputadora de IBM que logró vencer por primera vez a un campeón de ajedrez humano al enfrentarse a Gary Kasparov, el gran maestro ruso que se mantuvo imbatible durante quince años. Las máquinas reactivas pueden generar miles de millones de soluciones lógicas para un entorno familiar, reconociendo el valor de cada pieza, los movimientos y el objetivo de una partida de ajedrez, pero son incapaces de interactuar en un entorno desconocido, aprender de las experiencias del pasado, realizar juicios de valor o reconocer el sacrificio de una pieza menos valiosa por un mejor movimiento. 

artificial
– 

Memoria limitada 

mundo

Los robots que poseen ese tipo de Inteligencia Artificial conservan millones de datos por un tiempo limitado que ocupan para tomar mejores decisiones. Interactúan parcialmente con la realidad y se diferencian de las máquinas reactivas en que utilizan esos datos para funcionar de forma adecuada con respecto al entorno. Aunque comprenden el universo para el que están programadas como un todo complejo, su memoria es de corto plazo y no almacena experiencias para “aprender” de ellas, como ocurre en el proceso cognitivo humano. 

Los automóviles autónomos funcionan a través de este procedimiento: la memoria trabaja almacenando datos como la velocidad, el terreno, semáforos, las curvas y los demás automóviles en la carretera. A partir de ellos, el piloto automático decide a través de algoritmos cuál es la mejor ruta según los parámetros de eficiencia, rapidez y seguridad; no obstante, es incapaz de aprender de distintos escenarios y conductas de los demás conductores y aplicarlos en situaciones específicas. 


– 
Máquinas capaces de comprender la teoría de la mente 

futuro

Para la psicología, la mente es el nivel de consciencia necesario para advertir la existencia del otro y al mismo tiempo, concebirlo como ajeno y saber que tiene sus propios pensamientos e intenciones. Este tipo de Inteligencia Artificial marcará el paso definitivo hacia la construcción de robots y otros seres animados con la capacidad para evaluar a una persona, animal o cosa en un ambiente complejo para el que está programado. 

En la actualidad, algunos prototipos acercan su concepción sobre su entorno a esta definición; sin embargo, aún no existe una computadora con la facultad de reconocer a otros a partir del almacenamiento de información por cuenta propia y la creación de un perfil para cada tipo de individuo, tal y como lo hacen los humanos cuando se comunican con diferentes personas en situaciones distintas. 


– 
Máquinas con consciencia de sí 

web


La consciencia es una característica inherente a los seres humanos y posiblemente, el único elemento desarrollado que lo diferencia de los demás animales y seres vivos. Se trata de una construcción de la mente, producto del reflejo de la realidad en cada individuo que asume su existencia y comprende que se trata de sí, mientras que reconoce al resto de fenómenos e individuos de la misma especie como otros, con pensamientos e intenciones que pueden ser distintas a las que tiene en mente. 

La tecnología actual aún mira a la distancia el desarrollo de una consciencia artificial, por cuanto los avances científicos de la actualidad y el conocimiento del cerebro humano son insuficientes para crear una máquina que imite el proceso cognitivo de un hombre, la apropiación de consciencia del mismo y su entorno.

Packetazo en Mega


Packetazo en mediafire